Justin Timberlake y Janet Jackson

Por qué era tan necesario que Justin Timberlake pidiera perdón a Janet Jackson

El músico reconoció que se ha beneficiado de los privilegios de una industria que “aprueba la misoginia y el racismo”.

Han pasado 17 años, y en este caso, como en muchos otros, se podría aplicar el dicho “más vale tarde que nunca”. En febrero del año 2004, Justin Timberlake protagonizó uno de los escándalos más grandes de la música reciente, humillando a su compañera Janet Jackson, y ahora perdido perdón por ello.

El artista usó sus redes sociales para disculparse con ella y con Britney Spears; y para lanzar un mensaje muy oportuno acerca de su comportamiento y el de la industria musical.

Janet Jackson yJustin Timberlake, durante el intermedio de la Super Bowl XXXVIII, en 2004.

“Entiendo que me quedé corto en estos momentos y en muchos otros y me beneficié de un sistema que aprueba la misoginia y el racismo”, es una de las frases con las que se disculpa en este comunicado. “Quiero disculparme específicamente con Britney Spears y Janet Jackson, ambas individualmente, porque me preocupo por estas mujeres y las respeto y sé que fallé con ellas”, continúa. Para terminar, escribió un mensaje en el que reconoce que la industria está “viciada”, y que ha participado de ella para beneficiarse de ciertos privilegios. “Está preparada para el éxito de los hombres, específicamente para hombres blancos. Está diseñada de esta manera”, concluyó.

Es importante ir hacia atrás para entender el contexto de esta reflexión. Durante el intermedio de la Superbowl de 2004, el acontecimiento deportivo más visto de Estados Unidos y con una enorme proyección internacional, Justin Timberlake y Janet Jackson actuaban juntos. Mientras estaban cantando “Rock Your Body”, uno de los temas más conocidos del artista presente en su disco “Justified”, rompió parte de la ropa de Janet Jackson y uno de sus pechos quedó al descubierto. Los dos últimos versos de la canción no pudieron verse de forma más literal: “Hagamos una apuesta, porque yo apuesto a que te tendré desnuda al final de esta canción”.

Lo que rápidamente se conoció como nipplegate se convirtió en un escándalo internacional. Después de finalizar el partido, comenzó un aluvión de críticas sin precedente que desembocó en un enorme goteo de pérdidas de contratos para la víctima del accidente. Para Janet Jackson. Pero no así para Justin Timberlake.

Más Noticias

Más Noticias