El accidente de George Robinson: la historia del actor tetrapléjico de Sex Education

El joven actor de 24 años relata lo que vivió en su historia y cómo llegó a desarrollar el papel de Issac en Sex Education.

George Robinson llegó a Sex Education para interpretar a Issac, un joven con discapacidad que es el interés romántico de Maeve (Emma Mackey). El actor de 24 años se convirtió en muy poco en una de las grandes figuras de la nueva temporada de la serie de Netflix, que le permitió también poder contar al mundo su historia. 

“Todo el mundo conoce a alguien que tiene una discapacidad y, sin embargo, la representación en los medios no parece estar allí de la misma manera, aunque ciertamente está cambiando”, dijo en una entrevista para “Teen Vogue”.

“Ha habido el precedente en el pasado de tener personajes de sillas de ruedas que no son interpretados por personas en sillas de ruedas. Simplemente pensé que era algo muy refrescante cuando recibí la llamada”, añadió.

El accidente de George Robinson

En el 2016, un año después de su accidente, George Robinson y su familia fue entrevistado por el medio británico Rutland & Stamford Mercury. El joven, en ese entonces de 18 años, contó cómo sufrió una lesión que le cambió la vida mientras jugaba al rugby con sus compañeros de escuela en Sudáfrica.

Robinson estuvo 10 meses en el hospital, y luego regresó a la Escuela de Stanford para retomar sus estudios. “De una manera extraña, fue como un año sabático. Probablemente no sea el año sabático que habría elegido”, dijo en la entrevista.

En el 2015, con tan solo 17 años, viajó a Sudáfrica durante 10 días para una gira de su equipo de rugby. En un partido en Ciudad del Cablo, ocurrió el accidente.

Según contó en la entrevista recuerda bien el accidente, pues nunca perdió el conocimiento. “Teníamos un scrum a solo 10 metros de la línea de prueba. Lo perseguí y no abordé particularmente bien”, explica sobre su caída.

El joven hizo un ‘tackle’, y al caer se rompió el cuello en las vértebras C4 y C5. “Escuchas sobre este tipo de lesiones que ocurren todo el tiempo, pero está completamente fuera de tu mundo y realmente no te das cuenta (...) No pensé que me había roto el cuello”, comentó.

Además, recordó que antes que inicie el juego estaba molesto porque tenían que esperar que llegaran las ambulancias. Esto es una norma en Sudáfrica, siempre debe haber ambulancias cerca del campo de rugby. “Irónicamente, me estaba quejando”, dijo George, ya que retrasó el inicio del juego.

El impacto del tackle causó daño a su médula espinal. La operación para ponerle una placa de metal en el cuello y estabilizar la médula duró toda la noche.

Según el medio inglés, sus amigos y profesores esperaron toda la noche despiertos en la sala del hospital.

Su padres, que aún estaban en el Reino Unido, fueron alertados y viajaron inmediatamente para verlo. Llegaron al día siguiente por la mañana, y estuvieron cerca cuando despertó en cuidado intensivos.

Pasaron 37 días en Sudáfrica antes de que George pudiera a Inglaterra. Después, fue llevado al Hospital de Addenbrooke en Cambridge, donde celebró su cumpleaños número 18.

Momentos difíciles

Tras la operación, el joven contrajo tuberculosis y tuvo que pasar Navidad en el hospital. “Intentaba avanzar y progresar. Me quitaron el ventilador y conseguí una silla de ruedas”, comentó.

El ahora actor recordó que durante su estadía en el hospital pudo conocer a más personas con lesiones similares tras accidentarse haciendo cosas cotidianas como montar a caballo y nadar con su familia.

En el 2016, el adolescente se sometía a fisioterapia dos veces por semana. Esto le ha ayudado a recuperar fuerzas en los brazos. George sigue siendo fanático del rugby. “Por supuesto, hay algunos tackles que te estremeces un poco más, pero no diría que he perdido mi pasión por el deporte”

Cómo lo sobrelleva

En una entrevista para la ONG Back up explicó que no tiene “movilidad por debajo del nivel de la lesión y no puede usar los brazos o manos”.

“Pero una vez que tenga la infraestructura adecuada, vivir de manera independiente con una lesión en la médula espinal puede ser bastante simple. Tengo un asistente personal que me ayuda a cocinar, levantarme por la mañana y hacer cosas en la casa. También uso una silla eléctrica: la mía es esencialmente una silla de ruedas manual que se ha equipado retroactivamente con ruedas eléctricas. Es fantástico, es realmente liviano y me ayuda a moverme libremente”, agregó.

El joven actor reveló que al llegar a su país de Sudáfrica conoció a Andy, del equipo de servicios de Back Up, quien también tiene una lesión en la médula espinal como él. “También resultó herido en un accidente de rugby. Me presentó la oferta de respaldo de los servicios de soporte, pero lo que es más importante, me mostró que hay un futuro después de la lesión de la médula espinal: es una prueba viviente de ello”, comentó.

“Una vez que salí del hospital, realicé un curso de habilidades para sillas de ruedas para jóvenes de 18 a 25 años en Leeds, lo que realmente me ayudó. Fue genial estar cerca de personas en situaciones similares, compartir historias y reírse. Fue una gran experiencia, estoy realmente agradecido por ello”, afirmó.

Más Noticias

Más Noticias