Jessica Alves

Barbie humana enciende las críticas en las redes sociales con sus fotos "al natural"

Sin duda alguna Rodrigo Alves causa polémica con su gran transformación 

Rodrigo Alves causó revuelo en las redes sociales luego de publicar una foto en la que aparece sin una gota de maquillaje.

El reconocido modelo de origen brasileño Rodrigo Alves mejor conocido como la Barbie Humana, se encuentra en el ojo del huracán tras subir una foto en la que muestra su rostro «al natural».

A través de su cuenta de instagram, el hombre que asegura llamarse Jessica Alves subió una foto en la que alardio de tener su cara sin maquillaje, ya que aprovechando la cuarentena le está dando un descanso a su piel de tantos productos y cosméticos de belleza que utiliza.

«¡Han pasado 1 año y 3 meses que he elegido ser yo mismo y feliz! Elegí la libertad, la felicidad, la honestidad conmigo mismo y ahora en 2021 ¡no podría ser más feliz!… Quedarme en casa y mantenerme a salvo en momentos difíciles como este le da a mi piel un descanso del maquillaje y prueba una dieta de ayuno junto con pastillas de colágeno y ácido hylorónico», escribió al pie del post.

Cabe destacar que, usuarios criticaron a la modelo por su aspecto físico asegurando de que no tiene nada natural en su cuerpo ya que se ha sometido a múltiples cirugías para cambiar su imagen.

 Esta no es la primera vez que Alves enciende las redes sociales, pues meses atrás creó polémica por la forma de su cuerpo y lo hinchado de sus pies.

La modelo trans brasilera, Jessica Alves, conocida mundialmente como ‘Ken Doll’, compartió una serie de imágenes en las que muestra el nuevo aspecto de su cuerpo y cómo quedó su silueta luego de invertir cerca de $2.857.853 en cirugías y tratamientos estéticos.

La mujer de 37 años rápidamente captó la atención de la prensa internacional y se volvió una celebridad debido a los profundos cambios que le imprimió a su cuerpo.

Según declaró a los medios ingleses que “Me he ido desarrollando como persona y como ser humano. Nací como una mujer transgénero. A lo largo de los años he luchado contra el hecho de que siempre he sido una mujer dentro de mí”, detalló Jessica.

Sintiéndose segura de sí misma, Alves mostró su figura de reloj de arena, que aparentemente quiso disminuir aún más al atar un cinturón negro alrededor del traje de baño.

Pero sus seguidores parecen no estar de acuerdo en estos cambios, pues aseguran que "se le fue de las manos" las modificaciones corporales.

Su transformación

Alves no se avergüenza de la manera en que invierte el dinero: “Nací en el cuerpo equivocado. Mi alma nunca estuvo emparejada con el resto de mí y ahora lo hace”. Sin embargo, detrás de todo ese ímpetu por parecerse a Ken existe la historia de un niño que sufrió mucho durante toda su infancia.

“A los siete años me enviaron a un internado. Los niños me empujaban por las escaleras y metían mi cara dentro de un urinario. Tenía pechos como las mujeres y estaba gordo, feo y deprimido. Sólo quería estar aceptado por la sociedad y conseguir acercarme al ideal de belleza brasileño”, asegura.

Los médicos vincularon este supuesto desorden de su cuerpo a un desequilibrio hormonal. A los 17 años se sometió a una reducción de pechos y, después de mudarse a Londres, tuvo la primera de sus cinco operaciones de nariz. Para financiar todas estas intervenciones, Alves ha tenido que recurrir a la herencia de sus abuelos españoles y a los ingresos que recibe por su trabajo en una compañía aérea y como modelo.

Hace tres años estuvo al borde de la muerte tras una operación en la que pretendía aumentar el tamaño de sus bíceps y una bacteria entró en contacto con su organismo. Como consecuencia, perdió la sensibilidad en sus brazos y le dijeron que se los tendrían que amputar. Si esta infección hubiera alcanzado su corazón habría fallecido.

No obstante, él asegura que no tiene miedo a morir. “Me he preguntado si voy a morir en una sala de operaciones, pero también me he preguntado si voy a morir al cruzar una carretera”. Ahora, el brasileño es feliz cuando se mira en el espejo y no se arrepiente de ninguna de sus intervenciones. “La gente quiere fotos conmigo y me tocan. Me gusta la atención. Algunos incluso me piden consejos de belleza para estar mejor”, concluye.

 

 
 

Más Noticias

Más Noticias