5 hábitos que tienen las mujeres elegantes

5 hábitos que tienen las mujeres elegantes

¿Alguna vez has visto a Kate Middleton mal sentada? Exactamente. Las mujeres más sofisticadas siempre están conscientes que el lenguaje corporal habla mucho por ellas, así que nunca caminan encorvadas o sacando el abdomen. Permanecen erguidas y cuidan sus poses, sin sacrificar la naturalidad y comodidad

La elegancia va mucho más allá de invertir grandes cantidades de dinero en marcas de lujo o tener un estilo de vida digno de una influencer. Ser una mujer con clase está más relacionado con tener buen gusto, actitud, educación y clase, que te distinga en todo momento y lugar.

Por eso, todas podemos a llegar a serlo si nos proponemos ese objetivo ya que la sofisticación parte de nosotras internamente y cómo le reflejamos al mundo todo nuestro potencial.

Siempre tienen la postura correcta
¿Alguna vez has visto a Kate Middleton mal sentada? Exactamente. Las mujeres más sofisticadas siempre están conscientes que el lenguaje corporal habla mucho por ellas, así que nunca caminan encorvadas o sacando el abdomen. Permanecen erguidas y cuidan sus poses, sin sacrificar la naturalidad y comodidad.

Se adaptan a las horas y lugares
No hay algo que atente más contra la elegancia que utilizar el tipo de vestuario incorrecto para ir a un lugar, algo que se extiende incluso hasta el maquillaje.

Una mujer elegante lleva estilos ligeros, sobrios y minimalistas para el día, mientras que para la noche alterna con sombras de ojos o labios llamativos. También se cuidan la piel y la sonrisa, pues dicen mucho de ellas.

No exhibe de más, algo básico para la elegancia
En el mismo orden de ideas, para mantener la elegancia hay que optar por el equilibrio con la piel que se va a mostrar, para no caer en lo vulgar. El secreto es utilizar un escote a la vez y equilibrar las proporciones en la ropa. Si usa un pantalón ceñido, la blusa debe ser más holgada y viceversa.

Una mujer elegante lleva estilos ligeros. Foto Instagram

Conoce más
La propia María Félix decía que hay que estar informadas y actualizadas para poder tomar decisiones correctas y ser independientes. “Tenemos que ser más autónomas, más dueñas y señoras de nuestro destino, así podremos hacer más por este país”, dijo en una ocasión, recordando la diferencia que marca una mujer culta, leída e instruida.

Cuida su lenguaje y habla con elegancia
De igual manera, la mujer sofisticada no dice groserías ni se dirige irrepetuosamente hacia los demás. Es paciente, amable y siempre tiene un tema de conversación constructivo.

Fuente: Publimetro

Más Noticias

Más Noticias