Woody Allen se defendió y habló de la acusación de abuso

Woody Allen se defendió y habló de la acusación de abuso

El cinesata dio la primera entrevista luego de 30 años, y se refirió a la polémica acusación de abuso a su hija adoptiva Dylan Farrow.

El actor y director de cine Woody Allen se defendió y negó rotundamente, en su primera entrevista televisiva en 30 años, que haya abusado sexualmente de su hija adoptiva Dylan Farrow. En las declaraciones a los micrófonos de la CBS, Allen afirmó que se trata de una situación "absurda" y admitió que no habla de Dylan desde que surgieron las acusaciones.

Allen explicó que no quiere cuestionar el hecho de que Dylan cree que ella ha sido abusada. "No creo que se lo esté inventando, no creo que esté mintiendo. Creo que lo cree", comentó el director de "Manhattan" a Lee Cowan en una entrevista grabada en julio de 2020, pero que recién ahora se emitió.

Las denuncias de acoso a Dylan surgieron después de la separación de Mia Farrow, con quien tiene tres hijos, Ron y dos hijos adoptados, Moses y Dylan. Para complicar la separación, después de 12 años, estaba la relación de Allen con otra de las hijas adoptivas de Farrow, Soo-Yi Previn.

Pero el descubrimiento de unas fotos eróticas de Soon-Yi Previn fue el detonante de la acusación. Allen se casó con Soo-Yi en 1997 y la pareja adoptó a dos niñas que ahora están en la universidad: "No le habrían dado dos chicas a una persona que consideraban un pedófilo", dijo Allen, y explicó que no sentía la necesidad de disculparse por su relación con Soo-Yi.

Esto último lo reafirmó después de que Cowan le recordó que en su libro de memorias "A propósito de nada", no se disculpa al respecto. "Lo último en el mundo que quería era herir los sentimientos de nadie", confesó.

El también actor a continuación se centró en su relación "atípica" con Mia Farrow. "Nunca he vivido con Mia. Nunca he dormido en su casa en todos los años que hemos estado juntos".

La entrevista sigue a la miniserie de cuatro episodios "Allen vs. Farrow" en HBO, que contiene elementos sin editar de una batalla legal y de imágenes que duró décadas y que recuperó impulso en 2017, cuando, a raíz de #MeToo, Dylan volvió a reiterar las acusaciones al presionar a varios actores de Hollywood para que dejen de trabajar con Allen.

En cuanto a los actores que se arrepienten de haber trabajado a sus órdenes, Allen simplemente los califica de "tontos".

"Tienen buenas intenciones, pero son tontas. Todo lo que están haciendo es perseguir a una persona perfectamente inocente y están permitiendo esta mentira", resaltó.

Fuente: ANSA

Más Noticias

Más Noticias