La desgarradora confesión que Jennifer López hizo sobre su matrimonio con Marc Anthony

La intérprete de raíces latinas evidenció que su casamiento con el padre de sus hijos no se dio por amor precisamente. 

No quedan dudas de Jennifer López no ha sido la más suertuda en el amor. Y es que, a lo largo de sus 51 años de vida, ha mantenido diversas relaciones sentimentales que no han funcionado, siendo su matrimonio con Marc Anthony una de las más recordadas, gracias a que fue con él con quien tuvo a sus dos hijos, Emme y Maximilian. 

La pareja se casó en el 2004 y todo fue perfecto, tuvieron a su mellizos y siguieron enamorados. Sin embargo, las cosas dejaron de funcionar y en 2011 anunciaron su separación de la manera más amistosa. En ese momento, Marc se había convertido en una de las parejas más duraderas que había tenido Jen, pero todo el amor de la artista quedó en tela de juicio en 2014, cuando en su libro True Love reveló cuáles fueron los motivos que la llevaron a casarse con el salsero. 


Según La diva del Bronx, ella no tenía contemplado casarse con Anthony y que lo hizo porque se encontraba desconsolada gracias a que Ben Affleck, su anterior pareja, la había dejado cuando faltaban tan solo días para llegar al altar. 

En medio de esa sorpresiva ruptura, llegó Marc para salvarla brindándole un hombro para llorar. “Necesitaba creer en algo. La realidad era que no quería estar sola, así que cuando Marc estuvo allí, cuando me encontró con su gran sonrisa, su corazón en la manga y sus brazos abiertos de par en par, estaba más que feliz de dejarme caer en ellos”. 

Asimismo, develó que también aceptó en casarse con él porque ambos mantenían una bonita amistad desde el año 1999 ya que habían colaborado musicalmente y creía que funcionaría. Jen reveló además que llegó a pensar que era una jugada del destino el hecho de que se había reencontrado con él justo tres días después de su dolorosa separación con Ben.   

Con respecto a la ruptura con el actor, expresó: “Sentí como si me hubieran arrancado el corazón. Y cuando me di cuenta de que no iba a tener la familia que quería, fue cuando comencé a desmoronarme”. 

Más Noticias

Más Noticias