¿Indirecta? El conmovedor mensaje de la exesposa de Nacho sobre los hijos

La venezolana compartió con sus millones de admiradores una emotiva reflexión que evidenció su relación con el intérprete. 

Luego de que Nacho y su esposa, Inger Devera, anunciaran su separación, se conoció que el intérprete se había traslado a Venezuela, su país natal, para rehacer su vida con la modelo y presentadora Melany Mille, quien meses más tarde quedó embarazada; mientras que la ex bailarina decidió mudarse a una casa más pequeña y asumir por completo el rol de madre soltera. 

Tras un año de haber hecho pública su ruptura, Inger se ha mostrado sumamente feliz y dedicada a sus hijos: Miguel, de 9, Santiago, de 8, y Matías, de 4. Constantemente comparte en su cuenta de Instagram contenido referente a su dinámica familiar, a las actividades que hacen y hasta su sentir acerca de la maternidad. En este sentido, recientemente decidió postear una conmovedora reflexión acerca de los retoños. 

Junto a una tierna imagen en la que aparece con sus tres "Migueles”, como les dice de cariño, escribió: “No creo que los hijos vengan al mundo para llenar vacíos. Tampoco creo que sean un medio para complacer, completar o comprometer a nadie. No creo que su misión sea cumplir con nuestros sueños frustrados, ni que estén aquí para convertirse en aquello que les impongamos ser”. 


“No traemos al mundo a un hijo porque se supone que hay que tenerlo, ni porque ya se está en la edad o porque ya la edad se está pasando. Los hijos son para ser amados incondicionalmente, nada más, recordando siempre que no son nuestros, son de la vida”. 

Seguidamente, y para fundamentar aún más sus palabras, citó al reconocido poeta libanés Khalil Gibran, diciendo: “Tus hijos no son tus hijos, son hijos e hijas de la vida, deseosa de sí misma. No vienen de ti, sino a través de ti, y aunque estén contigo, no te pertenecen. Puedes darles tu amor, pero no tus pensamientos, pues ellos tienen sus propios pensamientos. Puedes abrigar sus cuerpos, pero no sus almas, porque ellos viven en la casa del mañana, que no puedes visitar, ni siquiera en sueños”.

Continuó añadiendo: “Puedes esforzarte en ser como ellos, pero no procures hacerles semejantes a ti, porque la vida no retrocede ni se detiene en el ayer. Tú eres el arco del cual tus hijos, como flechas vivas, son lanzados. Deja que la inclinación, en tu mano de arquero, sea para la felicidad.”

Para finalizar, Devera les agradeció a sus niños por haberle permitido ser testigo del milagro de la creación. “Gracias, hijitos míos, por permitirme ser testigo del milagro de la creación. Los amo infinitamente”. 

Más Noticias

Más Noticias